Historia

Uruguay es el segundo exportador mundial de lácteos en términos relativos a su producción. Las exigencias del mercado internacional requieren una permanente mejora para el mantenimiento o la superación de la competitividad. Al igual que países como Nueva Zelanda y Australia, que han actualizado su legislación e institucionalidad, Uruguay comenzó ese camino en el año 2005. La primera medida que se tomó fue instaurar la "Mesa Sectorial Consultiva del Sector Lácteo", con una amplia participación de todos los integrantes de la cadena. Cabe señalar la gran diversidad de instituciones privadas que existen relacionadas al sector, agremiaciones de productores y de la industria, e instituciones de investigación, entre otras, cuya participación hizo de esta instancia una oportunidad especialmente fructífera para recabar opiniones. Es en ese ámbito en donde se llegó a la conclusión que para proyectar al sector a la realidad mundial actual, y atendiendo a su potencial como sector productor y exportador de lácteos, se necesitaba actualizar el marco legal e institucional.

 

La ley 18.242 de 27 de diciembre de 2007 plasmó las inquietudes de la "Mesa Sectorial Consultiva del Sector Lácteo" en un conjunto de normas absolutamente innovadoras en lo que hace referencia a la tradición legislativa relacionadas al sector. Antes de la aprobación de esta ley, el sector lácteo había estado muy regulado, en lo atinente a los precios tanto al productor como al consumidor. Esta ley marca un cambio en el enfoque normativo, ya que fue concebida para el ordenamiento y desarrollo de la cadena láctea. En su capitulado se han incluido temas tales como producción primaria, industrial y artesanal, mercado interno, comercio exterior, y se ha creado el Instituto Nacional de la Leche (INALE). De esta manera, por primera vez se puede decir que Uruguay cuenta con una "Ley de Lechería" en el más amplio de los sentidos, que abarca a todos los eslabones de la cadena láctea

 

La nueva Institución que se crea es una persona pública no estatal de derecho público, la cual tiene como objetivo ser el eje de articulación de la red público - privada orientada al desarrollo del sector lácteo. La concepción del INALE se basa en la experiencia de otras entidades público-privadas vinculadas al Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca (Instituto Nacional de Semillas, Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria, Instituto Nacional de Carnes, entre otras), pero con un nuevo enfoque. Se trata de un organismo articulador de la red institucional ya existente en el sector. Esta Institución deja a un lado el carácter regulador que otras instituciones similares han tenido, para desarrollar el rol de Estructura Coordinadora entre organizaciones ya existentes.

 

El INALE no se entiende como una Institución que hará investigación o enseñanza, sino que, a través de planteos concretos o de propuestas hechas por los distintos agentes que participan en el sector, se realizará la oportuna vinculación con los distintos organismos públicos o privados, nacionales o extranjeros, que puedan brindar los servicios requeridos. Se trata de tener un órgano referente que pueda derivar a las instituciones competentes las inquietudes de los participes del sector, no de una duplicación de servicios innecesaria y costosa.

Su estructura está compuesta por dos órganos, el Consejo Ejecutivo y la Junta Asesora. El Consejo ejecutivo está conformado por diez miembros, cinco representantes del sector público y cinco del sector privado. En caso de empate, en el momento de tomar decisiones el sector público será quien defina con el doble voto de su Presidente. En la dirección de Institutos que son instrumentos de política pública, con igual cantidad de representantes de públicos y de privados, se entiende legítimo que el gobierno pueda impulsar sus lineamientos de política y para ello se debe contar con una mayoría estatal en su directorio. La junta Asesora está integrada por 19 miembros, es un órgano deliberativo, con amplia participación institucional, que a su vez representa las distintas zonas lecheras del territorio.

 

El INALE, se crea en una etapa histórica de la lechería, donde el grado de madurez de sus instituciones requiere de un ámbito superior de coordinación y elaboración conjunta, para trabajar por el desarrollo integral de la cadena láctea. Es en un ámbito de encuentro y entendimiento, donde se deberán generar las condiciones necesarias para potenciar y proyectar al sector lechero a los próximos desafíos.