Rusia podría absorber parte del aumento del la producción luego de las cuotas en la Unión Europea

 

Con la desaparición de las cuotas en 2015 se prevé que aumente la producción de leche en la Unión Europea. De hecho, en los últimos años, los países del norte de Europa han ido aumentando sus remisiones, incluso sobrepasando las cuotas, a pesar de que ésta ha ido aumentando progresivamente.

Rusia, pese a ser un importante importador de lácteos de la Unión Europea es un mercado que ofrece un gran potencial, por lo que puede ser una solución para dar salida a parte del aumento futuro de la oferta de lácteos.

En 2012 Rusia fue el destino del 26% de las exportaciones comunitarias de queso y del 19% de las de manteca. Y para el 2014 se espera un incremento en las importaciones de todas las categorías de lácteos por parte de Rusia, aunque no necesariamente tendrían que ser de productos de la Unión Europea.

Según el Servicio Exterior Agrario de los Estados Unidos, las importaciones rusas de 2013 aumentaron un 11% en el caso de la leche en polvo entera respecto a 2012, la descremada aumentó un 9%, casi un 4% la manteca y 3% el queso.

Por el lado de la producción, Rusia sufrió una sequía el año pasado que redujo la calidad y disponibilidad de cereales necesarios para la alimentación del ganado, lo que repercutió en una reducción de un 4% en la producción de leche. Por otra parte se espera que la importación de vaquillonas de alta calidad pueda compensar una pequeña pérdida en el rodeo ruso y mantenga sin cambios la producción en 2014.

Por otra parte, se espera que la demanda rusa de lácteos continúe en aumento debido a la mejora en las rentas, a la adopción de hábitos alimentarios más saludables y la promoción de productos funcionales.

 

Fuente: Agrodigital, adaptada por Equipo de INALE