Como están afrontando los estados miembros de la Unión Europea la llegada del fin de las cuotas

 

La organización agraria COAG (Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos) denunciaba en un comunicado de prensa que se está creando una “Europa de dos velocidades” en el sector primario de lácteos ante la desaparición de las cuotas lácteas el 1° de abril de 2015.

Todos los Estados Miembros de la Unión Europea, excepto Grecia y República Checa que están sufriendo descensos, han iniciado una “carrera” basada en el incremento de la producción para tratar de ser más competitivos y capturar más espacio en el nuevo mercado que se abrirá a partir del fin de las cuotas. Sin embargo, se aprecia una intensidad muy diferente en los países del centro y norte de Europa, en los que los costos son menores como consecuencia de tener una mayor superficie de pastos, en los que el crecimiento de la cuota asignada supera el 7%, es el caso de Francia, Reino Unido, Polonia, Irlanda o Letonia, que en los estados del sur, en lo que si bien se está produciendo un ascenso de la producción lo hace en unos valores sensiblemente inferiores, en España del 1,5% o en Italia del 3%.

La duda que se cierne sobre el sector, y así se plantea desde COAG, es qué pasará en épocas de fuerte producción como la primavera y en las que la leche no pueda salir fuera de las fronteras de la Unión Europea lo que hará que esos excedentes traten de ser “colocados” en los países del sur con lo que los precios en estos estados bajarán a niveles por debajo de los propios costos de producción. Circunstancias todas estas que hacen asegurar a la citada organización agraria que “supeditar la estrategia láctea europea al mercado internacional es caldo de cultivo para una mayor incertidumbre y volatilidad de precios”, por lo que demandan a Bruselas la puesta en marcha de nuevos mecanismos de regulación de mercado que mitiguen los efectos de la eliminación de las cuotas en los países del sur de Europa, de forma especial en las zonas de montaña, y favorezcan un desarrollo sostenible del conjunto del sector, pues en caso contrario la desaparición de las cuotas lácteas traerá una “deslocalización de la producción del sur al centro y norte de Europa y graves consecuencias para el desarrollo económico y social de nuestras zonas productoras de montaña”.

 

Fuente: Lechería Latina, adaptada por Equipo de INALE