Brasil atrae grandes empresas multinacionales de lácteos

El país ocupa la tercera posición a nivel mundial en recolección de leche, pero el sector aun está pulverizado en pequeños productores con poca educación. Y el comercio minorista está dominado por multinacionales.

Este país es el tercer en remisión de leche en el mundo con un mercado valuado en 29 billones de dólares, según información de Euromonitor. A pesar de la importancia de éste segmento Brasil necesita importar leche para cubrir la demanda interna. Por otra parte está la elaboración de productos de mayor valor agregado, tales como presentaciones de polvo, que en su mayoría provienen de las multinacionales y que tienen alto precio final.

La conquista del mercado externo es otro desafío dado que se considera que la leche es baja la calidad media para los padrones de muchos de los potenciales clientes, con China y Estados Unidos. Siendo las principales deficiencias el contenido de grasas por debajo de lo considerado ideal para la comercialización, como el alto recuento bacteriano en el producto, resultado de fallas en la higiene en el proceso que empieza el productor y va hasta las industrias.

En el mercado interno también teme a la baja calidad de los lácteos. Luego de la adulteración de lotes de leche UHT en 2007 que afectó a la imagen de grandes empresas y contribuyó a la desconfianza del consumidor.

La producción de leche brasileña es bastante pulverizada. Por lo menos el 80% del volumen total recolectado proviene de pequeños tambos con estructuras esencialmente familiares o con un máximo de tres asalariados, lo que hace que la actividad tenga un gran potencial económico a nivel nacional.

Por otra parte están las industrias nacionales y las multinacionales que pasteurizan, envasan y distribuyen la leche al minorista.

En el último ranking de Embrapa Gado de Leite (2012), aparece liderando DPA (Dairy Partners Americas, asociación entre Nestlé y Fronterra), seguida de LBR, que contaba con las marcas como Parmalat, Líder, Leitbom, Bom Gosto, Da Matta, Ibituruna y San Gabriel.

Recientemente el grupo francés Lactalis adquirió la marca Parmalat y también la división de lácteos de BRF con las marcas Batavo y Elegê.

"El mercado brasileño, con bajos costos de materia prima y la exención de impuestos, está atrayendo cada vez más empresas extranjeras que quieren producir aquí", dijo el profesor de Economía en la ESPM.

 

Fuente: Milknet, traducida y adaptada por Equipo de INALE