Producción de leche de Argentina caerá por segundo año consecutivo

Al finalizar el año 2014, la producción de leche de Argentina caerá por segundo año consecutivo, sin revertir el estancamiento que viene ocurriendo desde hace tres años.

Según estimaciones del Centro de la Industria Láctea (CIL), que agrupa a las principales industrias del sector, la producción de 2014 sería de 11.072 millones de litros, estando un 1% por debajo de la producción de 2013 (112 millones de litros menos).

En 2013 se registró una caída del 1,1% respecto a 2012, que siguió al pequeño incremento de un 1,2% registrado en 2012. Lo que brinda señales de estancamiento en la producción de éste país.

“Estamos en un escenario claro de estancamiento. No hay crecimiento. El último año de crecimiento importante fue 2011, con un leve aumento en 2012 después”, dijo el presidente de la CIL, Miguel Paulón.

En 2011, el aumento en la producción fue de un 8,7%, con un volumen que alcanzó 11.206 millones de litros. Y con el aumento en 2012 de la producción que llegó a 11.339 millones de litros.

Los fuertes excesos de lluvias y las inundaciones que se registraron, el aumento en los costos de producción y una situación financiera delicada por parte de los productores juega en contra del crecimiento del sector. A los productores la devaluación de enero pasado los afectó por los insumos que están dolarizados mientras que los ingresos que reciben están en pesos. “Estaremos este año un 1% o 2% por debajo de 2013. Por lo menos, es el tercer año de estancamiento”.

“En Argentina, es el segundo año con descenso en la producción. Era algo esperable debido fundamentalmente a la repetición de fenómenos climáticos extremos,” mencionó el consultor José Quintana. “Ese año, a pesar de las buenas relaciones de precios con los granos, que hicieron que la producción creciera en todos el mundo, el clima impidió el crecimiento”.

La producción lechera de Argentina está desacoplada a lo que pasa en la región. Entre 2006 y 2013, Brasil tuvo un aumento del 28,3% y Uruguay del 35,6%, mientras que en Argentina el crecimiento fue de solamente un 10%.

 

Fuente: MilkPoint, traducida y adaptada por Equipo de INALE