En febrero el gobierno brasileño lanzará un paquete para impulsar las exportaciones

Las medidas incluyen cambios en la estructura del sistema de garantías que buscan atender la oferta de crédito de los bancos privados, la que hoy se concentra en los bancos públicos como el BNDES y el Banco do Brasil, con equiparación de intereses en relación a las tasas ofrecidas en el exterior y la mejora en las condiciones de financiamiento.

El paquete también tendrá normas de facilitación y simplificación del proceso exportador, además de las medidas tributarias. Pese a representar gastos adicionales para el gobierno, a pesar del programa de austeridad diseñado para este año por el ministro de Hacienda, Joaquim Levy, el plan de incentivos a los exportadores es calificado por el Ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, Armando Monteiro Neto, como esencial para la reanudación del crecimiento económico.

"En esta área de exportación, cualquier posible ampliación del esfuerzo fiscal se justifica teniendo en cuenta la relación costo/ beneficio. Uno de los objetivos de la política macroeconómica es reducir este déficit en la transacción actual. La cuestión de la financiación de las cuentas externas es importante. Con un mejor resultado en equilibrio, estamos ayudando a reducir este desequilibrio externo ", mencionó el ministro en una entrevista con Broadcast, servicio de noticias en tiempo real de la Agencia Estatal.

Programas como Reintegra, que devolvía a las empresas 3% del valor de las exportaciones de bienes manufacturados y Proex- Equalização también fueron parte del estímulo a las exportaciones. En junio del año pasado el gobierno lanzó un “paquete de bondades (pacote de bondade)" al sector empresarial que incluía el regreso de Reintegra, un instrumento creado para devolver una parte de los impuestos pagados a los exportadores de productos manufacturados, que se había extinguido en 2013.

En la nueva versión del programa, en vigencia desde 2015, se incluyó una tasa del 0,1% al 3% de los ingresos por exportaciones de bienes manufacturados, dependiendo del valor del dólar y el riesgo de que la moneda disminuya la competitividad de los exportadores pero sobre todo el espacio fiscal del gobierno. Además, el Congreso Nacional incluyó en la medida provisional la posibilidad de alcanzar el 5% para algunos sectores. De acuerdo con el ministro de Desarrollo, el sector manufacturero, es una prioridad en esa estrategia, que tendrá metas regionalizadas, teniendo en cuenta el perfil de cada centro exportador del país.

 

Fuente: MilkPoint, traducida y adaptada por Equipo de INALE