¿Cuál es el efecto del embargo ruso en su mercado interno?

El embrago ruso ha tenido un efecto importante en los países exportadores, pero simultáneamente ha tenido impacto en el propio mercado ruso. En el caso del sector lácteo, Rusia importa el 60% del queso y 30% de la manteca, productos sobre los que se estableció el embargo.

Los volúmenes de productos que no se han podido importar han generado un gran desabastecimiento del mercado en consecuencia, un elevado aumento en el precio al consumidor. El Ministerio ruso prevé que los precios de la leche aumenten un 30% respecto al año anterior. En el caso de los quesos estima un incremento del 18% y de un 20% para otros productos lácteos.

El consumidor ruso, frente a la escalada de precios ha optado por buscar alternativas más baratas y/o reducir el consumo de lácteos.

El embargo podría haber sido una oportunidad para aumentar la producción interna de leche y abastecer la demanda. Pero el escenario no ha sido favorable a los intereses rusos: la caída del rublo, la reducción de los precios del petróleo y el aumento de los intereses no han favorecido a los proyectos de inversión, sino que todo lo contrario. Muchos proyectos se han re-evaluado y en muchos casos, pospuesto.

 

Fuente: Agrodigital, adaptada por Equipo de INALE