Índice de precios de los alimentos de FAO bajó nuevamente en marzo afectado por la oferta y subida del dólar

El índice de precios de todos los alimentos de FAO continúo su descenso en marzo, cayendo un 1,5 % respecto a febrero y quedando un 18,7 % (40 puntos) por debajo de su nivel del año anterior. Una fuerte caída en el precio del índice del azúcar, junto con el descenso de los precios de los aceites vegetales, cereales y carne, que apenas fueron compensados por el aumento de los precios de los productos lácteos, haciendo que el índice alcanzara un promedio de 173,8 puntos. Manteniendo la tendencia a la baja desde abril de 2014.

El índice de precios de los alimentos de la FAO es un índice ponderado en base a los intercambios comerciales que hace el seguimiento de los cinco principales grupos de productos de alimentos básicos en los mercados internacionales: cereales, carne, productos lácteos, aceites vegetales y azúcar.

El índice de precios del azúcar de la FAO registró un promedio 187,9 puntos en marzo, con un descenso del 9,2% respecto a febrero. Esto se debió principalmente a las mejores perspectivas de los cultivos, pero también al continuo debilitamiento de la moneda brasileña frente al dólar EEUU, que impulsa las exportaciones.

El índice de precios de los cereales de la FAO se situó en 169,8 puntos en marzo, con un descenso del 1,1 % respecto a febrero y hasta un 18,7 % menos que su nivel del año anterior. La tendencia a la baja en 2015 se ha debido principalmente a la gran cantidad de oferta exportable y el aumento de los inventarios, en particular de trigo y maíz.

El índice de precios de aceites vegetales de la FAO se situó en 151,7 puntos en marzo, casi el 3,1 % por debajo del nivel de febrero y su valor más bajo desde septiembre de 2009.

El índice de precios de la carne de la FAO promedió 177 puntos en marzo, el 1 % por debajo de su valor revisado de febrero, mientras que el índice de precios para los productos lácteos aumentó en marzo por segundo mes consecutivo, para llegar a 184,9 puntos, un 1,7 % por encima de su valor de febrero.

Mientras tanto, la estimación de la producción de cereales para 2014 se elevó a 2544 millones de toneladas, debido principalmente a una cosecha de maíz mayor de lo previsto en la Unión Europea, según la última Nota informativa de la FAO sobre la oferta y la demanda de cereales. Si se confirma este dato, la producción mundial de cereales en 2014 superaría el récord de 2013 en un 1 %.

Para la zafra de 2015, se espera que la producción mundial de trigo alcance los 722 millones de toneladas, cerca del 1 % por debajo de la estimación actual para 2014, debido principalmente a la reducción de las siembras en la Unión Europea. A la vez, se espera que China, la India y Pakistán tengan una cosecha cercana a los niveles récord de 2014, mientras que la producción se prevé que disminuya en la Federación Rusa y Ucrania.

En cuanto a los cereales secundarios, está a punto de comenzar la siembra en el hemisferio norte. Sin embargo, los primeros indicios en el hemisferio sur -donde los cultivos están más avanzados- apuntan a una disminución de la producción de 2015 respecto a los elevados niveles del año pasado. En particular, se espera una notable caída de la producción de maíz en Sudáfrica -un 33 %-, tras el grave déficit de lluvias a principios de este año.

Las perspectivas de producción de arroz para 2015 son en general positivas en los países del hemisferio sur, con aumentos importantes previstos en Indonesia y Sri Lanka en Asia y Colombia y Paraguay en América del Sur. En Australia, se prevé oficialmente que la producción caiga un 18 %, lo que refleja una persistente escasez de agua de riego.

El pronóstico de la FAO para la utilización mundial de cereales en 2014/15 se ha aumentado en casi 17 millones de toneladas respecto a marzo, quedando en 2.493 millones de toneladas. El aumento se debe en gran medida las revisiones retrospectivas en China y la India.

El pronóstico de las existencias mundiales de cereales al cierre de las campañas agrícolas que terminan en 2015 se ha revisado igualmente al alza desde el informe del mes pasado, y ahora se sitúa en 645 millones de toneladas. El incremento se debe principalmente a revisiones al alza de las existencias de trigo y maíz en China.

En base a las actuales previsiones de existencias y uso de cereales, se espera que el coeficiente existencias-utilización llegue al 25,9 % en 2014/15, su valor más alto desde 2001/02.



Fuente: FAO, adaptado por Equipo de INALE