Argelia, Egipto y Marruecos son mercados interesantes para lácteos norteamericanos

En conjunto Argelia, Egipto y Marruecos cuentan con una población de 160 millones de habitantes. Con una superficie de tierra arable limitada pero con un crecimiento población con interés creciente en los lácteos, demanda que excede la producción interna de leche y su capacidad de crecimiento.

Cada uno de estos países presenta diferentes oportunidades para los proveedores de lácteos.

Argelia importa la mayor cantidad de lácteos de estos tres países. Es el tercer importador de leche en polvo entera y el cuarto comprador de leche en polvo descremada del mundo, y se proyecta un aumento del 78% en las importaciones de leche en polvo entera y de un 31% en la descremada para el 2020 respecto a las de 2014.

Egipto entre los tres países es el de mayor población, es reconocido como un proveedor regional de quesos procesados y otros alimentos que utilizan ingredientes lácteos. En una proyección conservadora se espera que aumenten en un 112% sus importaciones de leche en polvo entera y en un 33% las de leche en polvo descremada para el 2020, respecto a las de 2014, además de un crecimiento del 68% de los productos del suero de leche y más del doble de concentrado de proteína de leche.

Marruecos tiene la economía de crecimiento más rápido de las tres. Está creciendo en la importación de queso, manteca y concentrado de proteína de la leche para la elaboración de queso procesado, yogur y otros productos, y se proyecta que sus importaciones de queso se dupliquen, 20% de aumento en las compras de manteca y 147% más de concentrado de proteína de la leche en 2020 respecto a lo comprado en 2014.

“El rápido crecimiento en los volúmenes importados demuestra que es ciertamente crecimiento del mercado. El consumo de lácteos aumentando en la región norte de África está siendo dirigido por un gran crecimiento de la población, incluyendo a una amplia base joven, aumento de los ingresos disponibles y crecimiento de la clase media”, mencionó Merle Snyman, directora de investigación y análisis de mercado de USDEC.

Dos de los mayores desafíos se encuentran en como los exportadores de lácteos de los Estados Unidos pueden superar estas cuestiones: 1- La Unión Europea presenta una ventaja geográfica que le permite contar con menores plazos de espera; 2- Nueva Zelanda no solamente es agresiva en precios de los productos para los compradores locales, sino que también es agresiva en el mantenimiento de los mercados.

No se puede hacer nada respecto a la ubicación geográfica, pero si se puede trabajar en los productos. Muchos compradores del norte de África perciben falta de compromiso por parte de los proveedores de los Estados Unidos, relacionada a la presencia física de los proveedores y lo que visualizan como una insuficiente atención a las especificaciones de los productos.

Compradores argelinos mencionan que la leche en polvo de los Estados Unidos no está disponible en forma consistente. Los compradores marroquíes mencionan que las compañías estadounidenses rara vez visitan su país. Los compradores en cada país afirman preferir el color, contenido de humedad y el perfil de sabor del queso de la Unión Europea y Nueva Zelanda al queso de los Estados Unidos.

A lo que se suma que Egipto aplica aranceles del 10% a los quesos enviados en presentaciones de menos de 20 kilos, pero los aranceles son de un 2% si la presentación es en paquetes de más de 20 kilos. El problema está en que las presentaciones de los quesos exportados por los Estados Unidos son de 18 kilos, por lo que el costo adicional hace que estén menos interesados.

Por otra parte, Estados Unidos disfruta de una ventaja única, pues se ha vuelto el líder en abastecimiento de lácteos a Marruecos, en gran parte debido al acuerdo de libre comercio que les brinda condiciones de acceso preferenciales a los exportadores norteamericanos.

 

Fuente: Dairy Herd, traducido y adaptado por Equipo de INALE