China: se desacelera la importación de vaquillonas lecheras

Según último informe de Rabobank, luego de varios años de incremento de la demanda china por vaquillonas lecheras, ahora se ha desacelerado.

El principal motor había sido la instalación de grandes emprendimientos lecheros que requirieron una reestructura del sector. El segundo factor de importancia fue el brote de enfermedades por escasa experiencia de manejo a nivel de productores y la alta tasa de faena por los atractivos precios de la carne.

Pero China saca el pie del acelerador. Se ha frenado el ímpetu de la instalación de tambos de gran escala, el mercado está saturado de inventarios (luego de un fuerte período de importaciones y crecimiento de la oferta local que sobrepasaron la demanda), y el precio de la leche ha caído. También se aprecian mejores tasas de fertilidad y mejoras en el manejo, reduciendo la necesidad de importar vaquillonas. La prevención en materia sanitaria también ha jugado en el mismo sentido, evitando propagación de enfermedades. Por otro lado, los consumidores chinos están siendo cautos: la economía se desacelera y el crecimiento de la demanda en algunos productos ha alcanzado su madurez.

Rabobank estima que China continúa siendo un mercado para la colocación de ganado lechero en pie, pero el boom vivido en los últimos años, principalmente en 2014, se ha calmado. Dadas las actuales condiciones de mercado no habrá una nueva ola de inversiones de mega emprendimientos. Aunque hay factores estructurales que sostienen oportunidades de mercado permanentes en China.

• China seguirá siendo el principal comprador de vacas lecheras del mundo. Solo tres países están en condiciones de abastecer a China: Nueva Zelanda, Australia y Uruguay. Aunque hay mayor preferencia por las vacas australianas por la mejor adaptación al clima y las mejores condiciones logísticas.

• Los esfuerzos para fortalecer y mejorar la calidad de la producción siguen estando presentes. En el plan quinquenal recientemente publicado es prioridad para el gobierno chino la modernización de la agricultura.

• Reestructurar el sector a nivel de tambos también sigue siendo una prioridad. Hay incentivos a la salida de productores pequeños en favor de grandes emprendimientos.

En el contexto actual, Rabobank recomienda a los exportadores no dejar de considerar a China como mercado, pero diversificar principalmente en el sudeste asiático.

Fuente: Rabobank